2008
Plataforma
Xbox 360, PS3
Motor
Frostbite 1.0

Con la incorporación del nuevo motor del juego, Frostbite, Battlefield: Bad Company llevó el característico mundo de juego abierto de la saga a un universo donde prácticamente todo se podía destruir. El campo de batalla en constante cambio obligaba a los jugadores, tanto compañeros de equipo como enemigos, a reaccionar y utilizar la destrucción de manera táctica.

Con el deseo de llevar Battlefield a un público cada vez mayor, esta sería la última entrega de la saga que no se desarrollaría como una auténtica publicación multiplataforma.